Mónica Rodríguez, la tercera latina concejal en toda la historia de Los Ángeles

Mónica Rodríguez, hija de inmigrantes mexicanos prestó juramento el 1 de julio como concejal de Los Ángeles, con lo que se convirtió en la tercera latina en toda la historia de la Ciudad en servir en el Concejo.

 

Mónica Rodríguez, hija de inmigrantes mexicanos prestó juramento el 1 de julio como concejal de Los Ángeles, con lo que se convirtió en la tercera latina en toda la historia de la Ciudad en servir en el Concejo.

Además su triunfo, hizo posible que por primera vez, dos latinas sirvan al mismo tiempo en el Concejo de la Ciudad.

Mónica Rodríguez y Nury Martínez son las únicas mujeres en un grupo de 15 concejales en el Concejo de Los Ángeles. La primera latina en ser concejal fue Gloria Molina en 1987 y duró hasta 1991. Martinez se convirtió en la segunda en 2013;  y Rodriguez es la tercera al ser electa este año.

“Estoy muy emocionada porque espero hacer un gran impacto. He vivido en el distrito 7 toda mi vida. Crecí en Arletta a un milla del Ayuntamiento de Pacoima y fui a la secundaria San Fernando. Esta es mi comunidad”, recalca la nueva concejal.

Con apenas dos semanas en funciones en el puesto, Rodríguez dice que los primeros días, los ha dedicado a mejorar los servicios básicos en en su distrito que comprende el noreste del Valle de San Fernando.

Tenemos un distrito que no ha sido representado en los últimos diez meses. Como resultado hay mucho descuido. Y quiero que la comunidad sientan nuestra presencia. Por eso estamos trabajando muy duro”, sostiene.

Y hace ver que un ejemplo perfecto de que los residentes del distrito 7, va a tener un representante verdadero en el Cabildo, lo dio el jueves pasado cuando dedicó el día, a sostener reuniones uno a uno con varios de sus representados. “Platicamos acerca de los problemas en sus vecindarios. Ellos están frustrados y molestos porque no han tenido ninguna representación”, dice.

Añade incluso que les preguntó si su predecesor se reunió con ellos y le respondieron que no. “Quiero decirles que yo soy diferente y que voy a estar ahí para ellos”, remarca.

La nueva concejal ganó en una elección muy reñida. Por eso la pregunta obligada es si quienes apoyaron a su opositor, se pondrán sentir en confianza para tocar las puertas de su oficina.

Estoy aquí para atender a todos y todas las preocupaciones. No tiene nada que ver por quién votaron. Es mi responsabilidad hacer el mejor trabajo posible”, expone.

Los desafíos

Rodríguez reconoce que uno de los más grandes retos es el crecimiento desmedido de los campamentos de desamparados.

Tenemos 1198 personas sin hogar, un descenso de 1% con relación al año pasado. Un gran porcentaje de ellos con problemas de abuso de sustancias y problemas mentales. Estamos limpiando los campamentos donde están y llevándoles servicios y recursos para sacarlos de las calles”, expone.

Y enfatiza que deben ir a la raíz del problema. Y es que la Ciudad, subraya, necesita construir másvivienda a precios accesibles para todos, incluyendo a las personas sin hogar.

“Tengo el ejemplo perfecto. En los primeros 10 días en la oficina, tuvimos una pareja que estaba en un campamento. Un voluntario los conectó con el Departamento de Vivienda y les dieron un cupón por un techo temporal que se venció, y me llamaron para pedir ayuda. Me movilicé y conseguimos un cupón de emergencia y ya les dieran un departamento para vivir en el centro de Los Ángeles”, menciona.

Pero la concejal admite que desafortunadamente no puede dar habitación en gran escala a todos los desamparados. “Por eso necesitamos vivienda a todos los niveles. La gente no puede seguir destinando más del 15% de sus ingresos en el pago de un techo. Los concejales tenemos mucho trabajo en esa área”, indica.

Empleos

Revela que otra de sus preocupaciones es la creación de más empleos.  “Estoy desarrollando un programa que no puedo anunciar todavía pero que va a ser muy grande para nuestra comunidad”, confía.

Sin embargo, anticipa que el programa de reparación y construcción de aceras generará muchas oportunidades de ocupación, y que la Medida M aprobada por los votantes, traerá más inversión en el transporte público; y por consiguiente más fuentes de trabajo en el distrito.

A las familias inmigrantes, les dijo que su oficina es un lugar donde se atiende a todos sin importar estatus.

“Aquí no preguntamos por papeles porque es muy importante, una relación de colaboración con toda la comunidad. Haremos todo lo que podamos para trabajar con los inmigrantes. No queremos hacerles sentir que ellos no pertenecen aquí. Ellos son parte de nuestra comunidad y son bienvenidos a mi oficina”, recalca.

Rodriguez es hija de inmigrantes. Alejandra, su madre es una inmigrante de Chihuahua, México; y su padre Fernando quien fuera bombero, es de Sinaloa, México.

Su primera moción

Tan pronto tomó posesión de su oficina, Rodríguez empezó a cumplir una de sus promesas de campaña. Presentó su primera moción para establecer un semáforo en el cruce de las calles Glenoaks y Vaughn.

“En noviembre del año pasado, mataron a Saúl López, un muchacho de 15 años que iba a la escuela charter Vaughn en su bicicleta. Fue aplastado por dos camionetas”, recuerda la concejal, llena de pesar.

Logró que el Concejo le aprobara que a esa cuadra donde murió el menor, se le pusieran el nombre de Saúl López, y se acelerará el establecimiento de un semáforo, el cual espera inaugurar muy pronto.

“Todo esto es para que los niños estén seguros cuando van camino a la escuela y tengan todas las protecciones. Ninguna madre debería pasar lo que la de Saúl López ha sufrido. Te rompe el corazón verla”, expresa la concejal Rodríguez, casada y madre de dos adolescentes de 15 y 17 años.

Reitera que para ella lo más importante como concejal es mantener su reputación como una persona que cumple sus promesas y que trabaja por hacer una diferencia en su comunidad.

POR: La Opinión, ARACELI MARTÍNEZ ORTEGA,05 SEPTIEMBRE 2017